24 marzo, 2016

En busca de ese pájaro especial


Un día más, en busca de ese pájaro especial. Me esfuerzo por cubrirme bien para que el viento no me hiele. La arena se hunde bajo mis pies. Las focas nadan en la orilla a mi vez, me siguen sin perderme de vista. Pronto comienza el traqueteo de mis pisadas en las rocas. A este lado de la isla, el mar está en calma. Los colimbos, grandes y chicos, bucean en busca de su almuerzo. Alcatraces, araos aliblancos, serretas medianas, cormoranes moñudos y algún grande, gaviotas canas, reidoras y argénteas. No nos olvidemos de los imponentes gaviones atlánticos. Todos contados, continúo por la senda de las ovejas en la costa. 

Cargando el telescopio al hombro, las lavanderas pías me sobrevuelan mientras un chochín me alerta de su presencia desde su muro con su melodía. No, tampoco me olvido de ti. Otro vistazo al horizonte azul, veo pasar grupos de araos comunes y me concentro en contarlos uno a uno a pesar de su velocidad. Tan concentrada que, cuando termino, me encuentro mi espalda rodeada por un grupo de vacas curiosas mirándome fijamente. Me despido de ellas y sigo mi camino. Los zarapitos reales comienzan a gritar y volar agitados. En el celeste puedo ver como un peregrino persigue, sin éxito, a un grupo de correlimos oscuros, veloces y en formación con cambios de dirección abruptos en zig-zag. Entonces pienso, ¡menuda fe la del halcón! El peregrino se marchó al interior sin mayor drama, tal vez en busca de algún bando de palomas bravías. A veces se me olvida la envidiable perseverancia de mis emplumadas. 

Vuelvepiedras, ostreros, archibebes comunes, avefrías, correlimos comunes y tridáctilos. Cuidado con los chorlitejos grandes que se esconden entre los guijarros, que no se me escape ninguno. Recuento los silbones y los grupos de eider común para comprobar que mi número es correcto. Y esta vez, cuando miro atrás me encuentro rodeada de un grupo de ¿alpacas? Qué cosas tiene la globalización. 

Llego a una de las lagunas y me escondo detrás de un muro para contar todas las acuáticas sin asustarlas. Cercetas, rabudos, cucharas, una pareja de tarro blanco, las fochas y zampullines, y una garza real. Un aguilucho pálido le da por aparecer, rasante por la superficie del agua, y me lo descoloca todo. Vuelta a empezar. Las ovejas me miran impacientadas, y cuando ya he terminado con la laguna, escucho un nuevo silbido agudo y algo lastimero. Un arao aliblanco se encontraba a unos cinco metros de mí. Me quedo embobada mirándolo hasta que se marcha. La primera vez que lo observo tan cerca.  

Abandono la costa, el regreso es por los campos. Las alondras resuenan por todas partes. Ahora les toca a los ánsares. Reviso cada uno de ellos, no vaya a ser que haya algún infiltrado entre tanto ánsar común. En su lugar, encuentro uno con collar naranja procedente de un proyecto de una de las otras islas del archipiélago. Ya poco queda de luz, así que me doy prisa por terminar. Aunque antes, un escribano palustre me hace dar algunas carreras entre arbustos al casi no verlo en la oscura lejanía del atardecer. 

De vuelta, me vienen a la mente momentos del día, como ese macho de estornino pinto cantando posado en un palo a unos cortos tres metros de mi mirada. Cara a cara, las plumas de su garganta se erizaban bañados por esa melodía de brillos metálicos que fluía a borbotones. 

Contar crestas en lugar de avefrías entre la vegetación palustre y que al pequeño "wren" le apetezca hoy dejarse ver. Sí, yo también me desespero por terminar todos los trabajos de interior, calzarme las botas y salir al campo, aunque mis motivos son algo diferentes a la búsqueda de "megas". La soledad pacífica cual océano, las únicas miradas son entre nosotras. Nadie a quién temer, nadie quién me venga a molestar. Sólo yo y los elementos. Un tesoro que ha merecido todo el esfuerzo. 

Poder caminar sola y sin miedo. 




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Con la tecnología de Blogger.

Licencia

Licencia de Creative Commons

Licencia Creative Commons, 2009


This obra by Carmen Azahara is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License. Permissions beyond the scope of this license may be available at http://onlybirds.blogspot.com.es/.

Todo el contenido (fotografías, artículos, logos, vídeos, etc) tienen licencia Creative Commons, y pertenecen a su autora, Carmen Azahara, excepto si se especifica lo contrario. Se puede copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra, bajo las siguientes condiciones
  • Reconocimiento: Debe reconocer los créditos de la obra. Antes de publicar algún contenido de la web, contacta conmigo: carmenazahara86@gmail.com
  • No comercial: No puede utilizar esta obra para fines comerciales.
  • Sin obras derivadas: No se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir de esta obra.

Follow me!