04 noviembre, 2015

Soñando en mi amor



Arañando los últimos minutos de luz anillamos los últimos pájaros. El ruido metálico de los palos al recoger las redes alerta a un corzo de nuestra presencia. Éste huye, no con mucha prisa, mostrando elegantes saltos en una cama de carrizo a la ribera del río. La niebla recupera el protagonismo que fue cediendo a las primeras horas del alba. Los bandos de córvidos y algunos zorzales reales se intuyen en el húmedo blanco, es hora de dormir. Y el reloj aún no llega a marcar las cinco de la tarde. 

Un frío letargo se va apoderando de los días. Gélido aturdimiento que me ofrece el tiempo que necesitaba para recordar pasados arrepentidos, vengativos, atormentados, en busca de mis errores. Cuando un ave se equivoca de lugar la llaman rara. Aunque ella puede que no se sienta ni tan extraña ni tan perdida como,  aquellos que la observan, creen que está. 

Me sorprendí acompañando la búsqueda de un colirrojo tizón en una huerta que mira al mar cerca de Aberdeen. También de un reyezuelo listado en un bosque ya vestido de otoño , donde un pequeño gnomo me recibió en la puerta del cercado agarrado a una seta. Mientras, los bandos de ánsar piquicorto resuenan en el cielo, pero solo soy yo quien levanta la mirada. El lugar, la circunstancia, pesa más de lo que nos gustaría. 

El pasado se asienta para dejar de doler, el futuro ya no me preocupa. Qué sentido tiene temer algo que no existe. Y ese azul. Por alguna razón, el azul siempre fue mi color favorito. Las piezas comienzan a encajar como las anillas al pardillo sizerín, al escribano cerillo, a la agachadiza chica, al charrán ártico, a la gaviota argéntea... pequeños sueños del pasado que recordé después de que se hicieran realidad. 

Soñando en la gravedad cero. En que la circunstancia pierda frente al yo. Duermo escuchando las pausas de mi respiración. No lo puedo negar. Sigo orbitando en torno a la coyuntura que me regaló el azar, pero ahora disfruto aprendiendo a controlar la trayectoria. Dramatismo, autoengaño, tragedia. Palabras que se me antojan sin luz ni calor, congeladas. Mi amor por esta ciencia emplumada siempre estará entre sus alas. Muy alto, volando por encima de nuestros egos y, siempre, en movimiento. 





0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Con la tecnología de Blogger.

Licencia

Licencia de Creative Commons

Licencia Creative Commons, 2009


This obra by Carmen Azahara is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License. Permissions beyond the scope of this license may be available at http://onlybirds.blogspot.com.es/.

Todo el contenido (fotografías, artículos, logos, vídeos, etc) tienen licencia Creative Commons, y pertenecen a su autora, Carmen Azahara, excepto si se especifica lo contrario. Se puede copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra, bajo las siguientes condiciones
  • Reconocimiento: Debe reconocer los créditos de la obra. Antes de publicar algún contenido de la web, contacta conmigo: carmenazahara86@gmail.com
  • No comercial: No puede utilizar esta obra para fines comerciales.
  • Sin obras derivadas: No se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir de esta obra.

Follow me!