23 septiembre, 2015

Cuando quieres creer que te espera algo mejor


Aunque en algunas ocasiones, cualquier cosa puede ser mejor. Si sabes que en el invierno no habrá alimento para ti, sólo te queda migrar a tierras más benévolas. A pesar de los peligros del camino, prefieres una muerte posible a una muerte segura.

Podríamos llamar locas a esas aves que parten con la energía que hayan podido reunir para cruzar mares y desiertos sin parar. Pueden ahogarse, pueden morir por inanición. Enfrentarse a, no únicamente los riesgos naturales, sino también a todos esos riesgos que los humanos les hemos sumado a su viaje para complicar aún más su supervivencia (como si no tuvieran ya bastante). 

Podríamos no entenderlas. ¿Por qué se marchan? ¿Por qué se arriesgan? Seguramente algo podrán comer. No tiene que ser para tanto como para embarcarse en semejante viaje sin ni siquiera saber qué es lo que realmente les espera. Sin saber si lo conseguirán. Sin saber si podrán volver. Un arrojo al vacío de lo desconocido en un acto de fe. 

Podríamos incluso enfadarnos con ellas, cuando en numerosos bandos nos visitan en invierno a nuestras ciudades en busca de un lugar  más seguro y con una temperatura más benigna para pasar la noche. Nos parecen molestas, insalubres, innecesarias. No las queremos. 

Jamás olvidaré ese atardecer de diciembre en mi Cádiz natal. Era Navidad, la calle Ancha y San Antonio estaban repletos de gente paseando y mirando las tiendas. Yo, en cambio, miraba hacia arriba. Miles de estorninos sobrevolaban la ciudad en diversos bandos que se superponían uno sobre otro en altura, creando un espectáculo visual impecablemente coordinado. Y el cielo lleno de sonidos, la música que acompañaba su baile. Esos momentos tan especiales que nos regalan estas viajeras y que solamente ellas pueden ofrecernos. Aquella riqueza que las aves migratorias nos aporta y que muy pocos quieren ver y admirar.

La ignorancia tan atrevida, tan mala consejera. Siempre hay un motivo. Siempre se escapa de algo. No es comparable la huida del terror, del sufrimiento, de la muerte, a la mía. Aunque. ¿acaso no es otro tipo de muerte saber que tu futuro es inexistente en tu propio país? Sentirte ya excluida, sentir ya el racismo, sentirte ya nada, sin ni siquiera haber pasado la frontera. Mi huida no es comparable, pero puedo acercarme un poco a los sentimientos de aquellos que su único error es aquello que jamás podrán cambiar, su lugar de origen. Una lotería en la que nadie nos pidió la opinión para elegir nuestro boleto. 

Cuando no ves otra salida, tomas decisiones que en otras circunstancias te parecerían una locura. Dejarlo todo atrás, irte a otro lugar con lo que puedas cargar y agarrarte a la esperanza de que todo salga bien. Si lo consigues, que no mayor deseo de ser una más en tu nueva casa, mezclarte, dar lo mejor de ti, dejar el sufrimiento y el sinsentido atrás.

Por todo ello, no puedo entender que haya gente con miedo y odio hacia las personas que se ven obligadas a huir. En este mundo cambiante y lleno de desigualdades, nadie está exento de convertirse en un migrante más.

Aunque, al igual que las aves, 
la promesa del regreso siempre quedará guardada en nuestros corazones. 



0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.

Licencia

Licencia de Creative Commons

Licencia Creative Commons, 2009


This obra by Carmen Azahara is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License. Permissions beyond the scope of this license may be available at http://onlybirds.blogspot.com.es/.

Todo el contenido (fotografías, artículos, logos, vídeos, etc) tienen licencia Creative Commons, y pertenecen a su autora, Carmen Azahara, excepto si se especifica lo contrario. Se puede copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra, bajo las siguientes condiciones
  • Reconocimiento: Debe reconocer los créditos de la obra. Antes de publicar algún contenido de la web, contacta conmigo: carmenazahara86@gmail.com
  • No comercial: No puede utilizar esta obra para fines comerciales.
  • Sin obras derivadas: No se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir de esta obra.

Follow me!