21 marzo, 2011

Una pequeña gran migradora: la collalba gris

Entiendo que el águila pescadora, la cual en ese momento estaba rondando la punta del Boquerón, pudiera ser más interesante para cualquiera, pero a mí se me fueron los ojos a las collalbas. Conté unos 12 ejemplares de collalba gris descansando en los restos de una casa salinera mientras eran testigos de la marea histórica del pasado sábado. De vez en cuando recibían visitas de urracas y cogujadas a su particular chalé en la costa, compartiéndolo sin ningún tipo de temor. Nos sentamos a unos quince metros de las ruinas para observarlas tranquilamente, y poco tiempo después de silencio y quietud, algunas de ellas, las más atrevidas, empezaron a esconderse en los arbustos que nos rodeaban. Unas se posaban en la punta más alta del salado (Limoniastrum monopetalum) muy quietecitas, otras caminaban y saltaban por la arena picoteando insectos inexistentes, y alguna más de repente aparecía volando verticalmente rápido como un rayo para esconderse de nuevo y desaparecer. Con estos comportamientos girando en torno a unos cinco metros de diámetro de donde estábamos sentados es lógico que me haga la pregunta ¿quién observa a quién?. Parece que no soy la única que sabe estrategias para no molestar a los animales que se pretenden observar, aunque estas collalbas eran bastante más osadas que yo. Confieso que, aunque me encante que las aves no me vean como una amenaza, me ignoren, y pueda observar sus quehaceres sin ningún tipo de estrés por su parte. Los momentos que he vivido como éste, en que la curiosidad y la observación sin ningún tipo de miedo por parte del ave predomina, son los que más disfruto. La collalba gris es un paseriforme insectívoro y gran migrador. Cría en campos pedregosos y abiertos de Asia, Europa y Norte de América. De hecho, el verano pasado, cuando estuve en el PN Sierra de Castril, se podían ver, en las cimas de las montañas con estas características, múltiples collalbas grises rondando la zona. Todas, incluídas las de América del Norte, pasan el invierno en África. Por tanto, las que viven en Groenlandia y Canadá (subespecie leucorhoa) cruzan el océano Atlántico pasando por Islandia hacia las Islas británicas o directamente y sin hacer escala, a la Península Ibérica. Y todo esto con 15 cm de longitud. Seguramente, por vivir en zonas en las que los humanos no abundan, pueden que sean más confiadas. Seguro que ahora comprendéis mi especial atención a las collalbas. No todo van a ser majestuosas rapaces, las pequeñas más pequeñas también son fascinantes. Actualmente podemos verla en el PN Bahía de Cádiz en paso migratorio desde África hacia sus lugares de cría, en los meses de marzo, abril y mayo.

2 comentarios:

  1. Nice post.newspaper job ads at http://toppakjobs.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Un dato curioso de la Collins Bird Guide: Se estima que las collalbas grises que cruzan el Atlántico sin escala, lo hacen sin parar en unas 30 horas, suponiendo unos 2400 km.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Licencia

Licencia de Creative Commons

Licencia Creative Commons, 2009


This obra by Carmen Azahara is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License. Permissions beyond the scope of this license may be available at http://onlybirds.blogspot.com.es/.

Todo el contenido (fotografías, artículos, logos, vídeos, etc) tienen licencia Creative Commons, y pertenecen a su autora, Carmen Azahara, excepto si se especifica lo contrario. Se puede copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra, bajo las siguientes condiciones
  • Reconocimiento: Debe reconocer los créditos de la obra. Antes de publicar algún contenido de la web, contacta conmigo: carmenazahara86@gmail.com
  • No comercial: No puede utilizar esta obra para fines comerciales.
  • Sin obras derivadas: No se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir de esta obra.

Follow me!