26 agosto, 2016

Golondrina moteada única


El ejemplar de golondrina juvenil que podéis observar en la foto fue marcado en una estación de anillamiento en Escocia durante este mes de Agosto. Ese mismo día anillamos otras 171 aves, cuyas especies fueron, además de la nombrada golondrina común, carricerín común, lavandera pía, chochín común, escribano palustre, mosquitero musical, herrerillo común, avión zapador y acentor común. 

03 agosto, 2016

El alma de North Ronaldsay



Pensando en lo imposible, en todas las cosas que creí que jamás haría y ahora forman parte de mis recuerdos, me viene a la memoria aquel invierno gaditano, hace tantos años atrás, cuando vi por primera vez un fulmar. El pobre animal llegó muerto a la orilla después de sufrir una tempestad que ya nunca pudo contar. Por desgracia, son muchas las aves que he visto varadas, pero guardo especial recuerdo por el hallazgo de ese fulmar medio enterrado en la arena.


18 julio, 2016

Vértigo y majestuosidad en los acantilados escoceses


Con un descanso de unos días, en los que pude desconectar y descansar un poco, visité la singular colonia de alcatraces "Troup Head", reserva gestionada por la organización RSPB. Acantilados de vértigo teñidos de este ruidoso y agresivo blanco. Los alcatraces se concentran por miles, muchos de ellos cuidando a su cría, la mayoría de ellas de considerable tamaño a estas alturas de julio.

26 mayo, 2016

La golondrina más especial de North Ronaldsay


Por decir no a tantas cosas que me hacían infeliz, también tuve que renunciar a otras a las que amaba. Una de ellas era mi proyecto de seguimiento de la golondrina común en dormidero de mi anterior trabajo. Alguna que otra tormenta y algunos días de vendaval fueron los únicos que pudieron pararme a preparar cada atardecer su recibimiento. Estas pequeñas viajeras paraban a dormir en la estación de carrizo que con tanto esmero cuidaba. Y yo siempre estaba allí, esperándolas. Las noches en vela trabajando con ellas fueron de los mejores momentos que conservo de mis dos últimos años antes de dejar el país. 

23 mayo, 2016

Seguir luchando


Ese equilibrio, la perfección pasible que a veces creo intuir en tu ardo carácter. Me dejo caer en el acantilado donde las olas ven su muerte entre un estrepitoso estruendo. En las profundidades del azul, los ruidos sumergidos pierden su fuerza. Lejanos sonidos de tonos huecos. Por un momento, el mar decide descansar, la brisa se mece en su denso sosiego.